Pablo Jacobi se atrevió y emprendió. Claramente, para él esto no hubiese sido posible sin los conocimientos que la programación le ha entregado a su vida. Su idea de negocio se basa en tecnología, por lo que potenciar este aspecto del emprendimiento ha sido clave para su desarrollo.

Si el bichito de la independencia empresarial te está picando, no te pierdas esta entrevista con el creador de Beerly, las mejores cervezas artesanales a domicilio 😉

¿De qué se trata Beerly?

Beerly es un servicio que reúne lo mejor del circuito artesanal chileno, de las mejores marcas del país, y las entrega a nuestros clientes en un novedoso formato. Se trata de una suscripción que consiste en recibir mensualmente una caja con 8 botellas de cervezas, ¿la gracia? ¡no se pueden elegir cuales! Tu nos indicas tus estilos favoritos y nosotros armamos las cajas con las botellas que sabemos que te gustará más, de ese modo te mandamos nuevo sabores todos los meses, incluso los que encontramos después de que te suscribiste. ¡Ah, y las cervezas no se te repiten en a lo menos cuatro meses!

¿Cómo nació la idea?

Una vez fui a San Francisco, y había una cerveza muy rica que siempre consumía, pero cuando volví, no pude encontrarla ni nada parecido. Investigando un poco no me dejé de encontrar con varias decenas de marcas de cerveza artesanal chilena, sin embargo, me di cuenta que ninguna de ellas está en supermercados, y sólo tenía acceso a dos lugares en Santiago donde habían varias (ahora ha subido ese número por suerte). Es por eso que se me ocurrió dar a conocer estas cervezas en un innovador formato, que permita a alguien que no sabe de cervezas descubrir nuevos sabores, sin tener que verse en el dilema de estar eligiendo cada vez, en un montón de variedad que no conoce.

¿Por qué escogiste el método de suscripciones para Beerly?

Lo mencioné un poco antes, pero las marcas de cerveza artesanal chilena son demasiadas, y nadie las conoce, para cualquiera elegir algo entre 100 marcas, de las que no conoce ninguna, es súper difícil, es por esto que pensé en el modelo de “suscripción sorpresa” como una alternativa en la cual el cliente se tenga que calentar la cabeza lo menos posible y sólo se dedique a disfrutar.

¿Qué opinión puedes darnos acerca de los emprendimientos que incorporan comercio electrónico?

El comercio electrónico en Chile y en el mundo es un hecho, ocurre hace mucho. Sin embargo, acá siguen predominantes las mismas grandes empresas de siempre, y pequeñas tiendas que han puesto sus comercios no han sabido aprovechar las oportunidades de este mundo, siendo el comercio electrónico para ellos un mero canal alternativo a la venta tradicional por tienda. Tiene que ocurrir aún que nuevos emprendimientos entren al comercio electrónico, con innovadoras e incluso tradicionales propuestas. Por último, el común mortal de los consumidores sigue siendo tímido al momento de comprar, de poner los datos de la tarjeta en un sitio que no conoce, etc. Esto se va a ir pasando con el tiempo… espero…

¿Cuál es han sido las principales dificultades que se te han presentado en esta experiencia?

Explicar a los clientes un sistema de venta innovador no deja de ser un enorme desafío hasta el día de hoy, decirles algo como “paga por recibir algo que no sabes que es” no es fácil. Sin embargo, de a poquito nos hemos levantado y cada vez es más la gente que se arriesga. Además, hemos hecho muchos experimentos en términos de comunicación y mejoras en nuestra propuesta con el fin de convertir nuestro sistema en algo donde todos quieran estar.

¿Y cuáles han sido las satisfacciones?

Cada vez que me toca ir a la bodega de Beerly a armar cajas me ocurre una sensación muy confusa. La primera es de flojera y lata por estar todo un día moviendo cajas y cervezas, pero por otro lado, cada vez es mayor la cantidad de tiempo que le dedico a esta actividad, debido a que cada semana las ventas van subiendo un poquito. Cuando eso ocurre yo creo que es la satisfacción más grande que tengo, y que me motiva a darle duro con esas jornadas de 12 horas al día 5-7 días a la semana.

Y en cuánto a la ejecución más técnica… ¿Qué relación guarda tu emprendimiento con el mundo de la programación y el desarrollo?

Beerly es lo que es gracias, entre otras cosas, a que el fundador (yo) es programador. Mucha gente, especialmente en el lado del emprendimiento, piensa que las habilidades técnicas no importan, se dedican a levantar capital y a armar su modelo de negocios, pero fallan brutalmente en tener un producto/servicio que la gente quiera, entre otras cosas, porque están mal hechos. El poder programar mi propia plataforma me ha ayudado no sólo a tener una buena página donde la gente puede comprar, sino que también un poderoso sistema de administración, 100% a medida, que me ha permitido a mi hacer la pega de 3 personas, especialmente en temas logísticos.

¿Crees que es fundamental el conocimiento de la programación para los emprendimientos tecnológicos?

Claro que es fundamental, conozco muchos emprendimientos (todos mediocres) compuestos únicamente por ingenieros comerciales, se dedican a armar modelos de negocio, hablar de levantar capital, validar su propuesta, pero que a la hora de poner en marcha algo dice “ya, contratemos a un programador por 500 lucas que haga todo, busquemos un ‘full stack developer’. En Chile han habido pocos emprendimientos con éxito de verdad, Welcu, Clan Descuento, Prey son algunos nombres, y en todos ellos hay alguien en el team, o que es informático, o que aprendió a programar, y eso dice mucho.

¿Recomendarías la experiencia del emprendimiento a los lectores de esta entrevista?

Recomendado 100%, pero no a cualquiera, hay que saber tener una actitud positiva, no quejarse tanto (a veces fallo acá), aprender todos los días, hacer de todo, trabajar de 8 AM a 12 PM, y ganar poca plata durante mucho tiempo. Sin embargo, las gratificaciones son enormes y las lucas se vienen… pero un poquito más adelante.

¡Más info en www.beerly.cl o en el Facebook de Beerly!

Share Button