La especialización en el diseño

Ser diseñador es una profesión que cada vez se especializa y segmenta más en el gusto que cada uno posea. Si bien cada uno puede optar por la versatilidad, los puestos laborales suelen solicitar tareas específicas en puestos determinados.

También dependerá de la formación: a veces no puedes optar por “saberlo todo”, y claramente es lo más sensato para saber qué camino seguir y en qué quieres trabajar posteriormente.

Especializando en la programación

Que un diseñador sepa programar es algo que muchas personas suelen pensar, sobre todo clientes de desesperados por un diseño web. Bueno, que un diseñador sepa programar, no es una ley ni un deber, y tampoco lo hace mejor o peor: son cosas diferentes u equivocadamente mezcladas o confundidas en la vorágine tecnológica de hoy. Un programador es un programador, un diseñador ¡un diseñador! Pero atentos: pueden resultar ser un magnífico y perfecto complemento. Eso es lo que queremos aclarar aquí.

Tomemos ejemplos: hay un diseñador que es apasionado por el arte, los colores y la estética, mientras que otros se llevan bien con la creación de un diseño por medio de la codificación. Son, simplemente, habilidades diferente e igual de válidas.

Lo cierto es que hay conocimientos básicos en cuanto al mundo web que un diseñador debe saber, siempre. Muchos apelan a que son conocimientos básicos, no porque deba de alguna manera alcanzar el mismo desempeño que un programador.

Mientras algunos afirman que los diseñadores deben poseer nociones básicas de la tecnología web para evitar errores elementales, otro apelan a que un diseñador con talento hará grandes trabajos sin la necesidad de saber de codificación.

¿Qué opinan los diseñadores chilenos?

Pero, ¿qué opinan los diseñadores chilenos? Veamos: Mabel Alarcón tiene 24 años y es diseñadora. En su caso, sacó una mención en medios digitales que incluía diseño web, sin embargo “en mi opinión, un profesional en diseño NO tiene que saber obligadamente a la perfección de códigos o HTML, es solo cuestión de saber en que área te especializarás y cómo trabajas en ello como un comunicador visual, de lo contrario NO existirían programadores especializados o Ingeniería Informática”.

A pesar de que a ella no le gustan los códigos ni los números, es una realidad que “para darle el gusto a un mercado tan amplio tiene que existir diseñadores para cada nicho”.

Por otro lado, Javier Bustos, diseñador gráfico de 25 años, nos cuenta sobre su relación con los códigos y el diseño web: “es bien esquiva, debido a que por opción personal me he alejado de él por tratarse de un diseño muy esquematizado y sin muchas posibilidades enriquecedoras gráficamente”, señalando también que “muchos clientes no logran entender la diferencia: el diseñador web se preocupa del usuario y el programador de llevarlo a cabo”. Esta perspectiva reafirma que un trabajo no reemplaza al otro, pero sí puede resultar útil un complemento entre ambos.

En palabras de Javier: “tengo muchos conocidos ingenieros que programan páginas web para tener ingresos extras (ya que es bien remunerado) para clientes que solo ven el lado útil de la página web y no el lado amigable, vale decir, esos sitios web saturados de botones e información que nadie nunca leerá y que sinceramente nada le importa al usuario. (…) Por otro lado, está el diseñador que busca resaltar sus dotes de artista y hace cosas que solo él entiende y, como no entiende mucho de programación, se limita demasiado y hace los mismos diseños una y otra vez, sacando el jugo al template WordPress comprado a $25.000 pesos en ThemeForest.

Toda Agencia debe tener un director de arte que sepa de programación web

¿Cuál es mi punto? Toda agencia debe tener un director de arte, que sepa de programación web y guíe a estos dos profesionales (diseñador/programador) para no dejar de lado el diseño, que al fin del cabo es el que debe entender y llevar a cabo una interfaz agradable para él. En el caso que no estén los recursos, capacitar al diseñador y/o programador respecto a usabilidad, debido a que el más afectado de esta disputa es única y exclusivamente el usuario”.

La usabilidad requiere de la programación para convertirse en un resultado satisfactorio

En este sentido, queda claro para Javier que la usabilidad requiere de la programación para convertirse en un resultado satisfactorio: “debes saber los límites por los cuales te estás moviendo”. Respecto a los conocimientos de códigos en un diseñador, siente que “en poco tiempo se exigirá, me pasa que yo no quiero nada con web, pero hasta para hacer una firma de correo electrónico necesitas saber de código, así que ningún diseñador debe estar al margen de estos códigos”.

Aclara que un diseñador es capaz de muchas cosas en web, una gran versatilidad de páginas serán realizables. Pero cuando habla de los márgenes, indica que si lo que se hará es una página de un banco, el protagonista ya no será el diseñador, sino que el programador: “todos tienen sus campos, el director de la agencia o el cliente debe saber lo que quiere y a quien buscar, según sus requisitos”.

Ahora: ¿Qué pasa si eres uno de esos diseñadores con una clara afinidad web? El interés por ir más allá puede resultar beneficioso para ti. Siempre es posible saber más e ir un paso adelante de los conocimientos clave que puede proporcionarte en tu formación académica. Pero porque es tu campo: el trabajo para ti siempre llegará en lo que mejor te desarrollas.

Si tu apuesta es con el diseño web, no te dejes estar: actualízate constantemente y sácale provecho a tus gustos. Así es como esta nueva línea del diseño mezcla un lenguaje inusual con el amor por el arte, en el sentido de armar un producto novedoso en base a nuevas formas de expresión, netamente tecnológicas, pero sin dejar de lado la esencia de la profesión. Si tus intereses van por esta línea, considera la programación como una herramienta clave en tu formación.

Fuentes: Staff Creativa, Torque y Azrael Group.

Share Button