Este 2020 ya está terminando y será un año recordado por ser el período en que se desarrolló una de las mayores crisis globales que ha vivido nuestra generación. Marcado por la postergación y retraso del desarrollo en distintos sectores de negocio, nos ha obligado a todos a adaptar el funcionamiento de distintos ámbitos de nuestras de forma radical a maneras totalmente distintas. Estudiar en pandemia ha sido un habito adoptado por muchos este 2020

Muchos negocios tuvieron que reinventarse para poder seguir funcionando bajo un nuevo y limitado orden. Los restaurantes ya no pueden atender con las mismas libertades que antes a sus comensales, las tiendas ya no pueden recibir la misma cantidad de clientes simultáneos, y en todos los grupos humanos se ha visto una limitación de contactos de equipos. Distintas limitaciones que significan una reducción de la capacidad de producción, por lo tanto, menores ingresos, lo que conlleva una acotada matriz de recursos para seguir funcionando debidamente. Ante esto, muchos sólo pueden optar por reducir personal o suspender sus actividades hasta quizás quién sabe cuándo.

Enfrentar la incertidumbre

Estudiar en pandemia: enfrentar la incertidumbre
Avanzar sin saber a dónde nos lleva el camino

No es una novedad que una crisis, sea cuál sea su naturaleza, trae por sobre todo, incertidumbre para todos, y ésta deja en evidencia la diferencia de la preparación que existe entre profesionales y rubros completos para seguir trabajando y funcionando de alguna forma más independiente al contexto adverso en el que deben desarrollarse. En esta variación de capacidades, este año han destacado, con mayores luces, los profesionales dedicados a la tecnología de información y plataformas de negocios digitales (desarrolladores Full Stack, Desarrolladores Web, especialistas en ciberseguridad, en E-Commerce y marketing digital, entre otras disciplinas que se imparten en Desafío Latam). Frente a una, ya obligatoria, migración hacia recursos digitales (como levantamiento de tiendas online, con servicios de despacho express incluido, realización de campañas publicitarias en medios digitales más consumidos, etc.) son ellos quienes han liderado un cambio de paradigma en lo que respecta de como operar en todo negocio.

¿Y qué pasa con los trabajadores que no tenían especialización técnica en plataformas digitales de cualquier tipo de disciplina? El mundo sigue funcionando, y ya no es cuestión de iniciativa comenzar una transformación, sino de necesidad. Ante la incertidumbre, todos los planes deben suspenderse y la sensatez llama a reservar cualquier tipo de inversión que no apunte a resultados positivos con seguridad. Pero siempre hay una, que independiente del contexto, trae resultados: estudiar, capacitarse o instruirse para algo nuevo, útil y necesario para afrontar nuevos paradigmas.

Estudiar como inversión segura

Hoy en día, las posibilidades para instruirse de distintas formas son infinitas para el tipo de conocimientos que podamos imaginar. Sí, como cualquier otra inversión implica costos. Un diplomado, una certificación, cursos prácticos o hasta tutoriales gratuitos siempre implica una inversión de tiempo.

En un año en donde muchas personas han perdido sus trabajos, o temen hacerlo, la mayor defensa ante esto es capacitarse para complementar sus capacidades profesionales, pero siempre hay que sacrificar un recurso (como puede ser el tiempo que le dedicas al trabajo que quieres mantener, o buscar uno nuevo), para adoptar nuevas herramientas o desarrollar habilidades que, tarde o temprano, significaran un crecimiento en tu carrera. La clave para llegar a los resultados esperados con cualquier tipo de estudios, es saber organizarse, sin reducir la capacidad en los deberes que ya tenemos. Sí, puede aprender algo nuevo puede ser prácticamente tener otro trabajo, y para esto es necesario esmerarse en la organización de los distintos deberes.

Formación Autodicacta

Estudiar en pandemia: Formación Autodidacta
Instruirse solo.

Hoy en día, Internet es generoso y ofrece una infinidad de, no solo conocimiento, sino también técnicas para emplearlo, y ponerlo en práctica. Sin embargo, si no se trata de cursos formales con una estructura tradicional, lo primero es tener un criterio para saber elegir los canales de aprendizaje.

Los más autodidactas se verán enfrentados a algunos problemas, como por ejemplo, la diferencia de ritmos de lo que enseñan algunos tutores online, y la variedad de otras fuentes de información que tenrán que revisar para confirmar y complementar lo que aprenden de la que ya empezaron a estudiar.

Esta es una vía para quienes quieren mantener la libertad de manejar sus tiempos de manera versátil y fluída pero para lo que también se necesita mucha estructuración para sacarle el mayor provecho a los momentos dedicados a estudiar.

Estudios Formales

No saber como empezar no está mal si es que efectivamente lo haces. Si no sientes la confianza de armar tú mismo un plan de estudio para eso es que están los cursos en distintas plataformas de E-Learning. Usualmente estas te ofrecen un programa estructurado y detallado en el podrás seguir un camino de estudios ya armado. Pero siempre hay que considerar que hay que responder a esta estructura. Tendrás que adaptar tus tiempos en función de los plazos de evaluaciones, de entregas de proyectos y exámenes (sin mencionar que muchas de estas instancias consideran cierto horarios de clases fijo cuya asistencia es necesaria en un momento determinado.

Estas son prácticamente las 2 formas de estudiar, sin embargo hay muchos requerimientos y recomendaciones en común para que funcionen los resultados esperados:

Reconocer el contenido por temas:

Sí, vienes a aprender algo nuevo, pero una buena práctica antes de profundizar en la materia de un curso, es leer el programa de este. En caso de no ser un curso formal, es bueno investigar previamente, los temas más genéricos de dicho estudio identificando cuáles son los más consultados por principiantes.

Identificar y ordenar prioridades

Reconoce cuáles son los temas que te provocan mayores dificultades, ya sea por interés o por complejidad y dedícales más tiempo a éllos ya que necesitan de un esfuerzo mayor. Sepáralos de las materias que se te hagan más fácil de aprender, aprovecha de estudiarlas en otros momentos para evitar frustraciones y no perder claridad.

Siempre evalúa las sesiones de estudio, ya que tu ritmo de aprendizaje puede cambiar con cada tema, algunos temas se te pueden ir facilitando con el tiempo y también puede pasar que otros te tomen más tiempo de lo habitual.

Gestiona tu tiempo (planificar tareas)

Divide tu jornada de estudios en distintos momentos y asígnales más tiempo a las materias más importantes. Éxisten distintos métodos de gestión de tiempo que puedes explorar. Algunos son:

  • Principio de pareto: El 20% más importante de tus deberes te traerá el 80% de los resultados. Enfócate dale mayor énfasis a las materias que representen ese 20%
  • Técnica pomodoro: Temporiza tiempos de concentración, tómate 25 minutos para dedicarle a una tarea en específico. Una vez terminado los 25 minutos, descansa otros 5. Cada 4 ciclos tómate un descanso más extenso de 20 minutos. Esta intermitencia ordenada entre estudio y descanso te ayudará a mantener la cabeza fría e interiorizar mejor el contenido.
  • Sistema Kanban: En un tablero, divide en 3 columnas y asígnale a cada una una etapa del proceso de estudios, siendo estas: Pendiente, en proceso y hecho. Escribe en post-its los temas que tienes que estudiar pegándolos inicialmente en la columna de “Pendiente”. A medida de que los atiendas, los vas reubicando de acuerdo a la etapa del proceso a la que hayas llegado con esa materia.
Inicio, fin y descansos:

Claro, llegado el momento de estudiar es verdad que hay que dedicarle concentración, pero lo mejor es siempre seguir una estructura. No te adelantes si no es necesario. Si tienes una hora asignada porque antes debes hacer otras cosas, mantén dicho hábito, incluso si tus deberes anteriores al estudio terminan antes de lo presupuestado. Al igual que saber aprovechar el tiempo de estudio también hay que aprovechar los tiempos para distraerse.

Con esta misma iniciativa de estructura, define bien tus pausas para adoptar un ritmo regular y aprovéchalos para despejarte moviendo tu cuerpo, tomar aire fresco e hidratarte, siempre dentro de un momento determinado, hay que volver a estudiar. Con esto ejercitarás tu capacidad de mantener tu concentración por más tiempo sin frustrarte.

Por último, si bien lo ideal es definir una estructura que seguir, no siempre podremos seguir con el mismo ritmo de rendimiento y es necesario identificar la fatiga y saber parar. Que estés muy [email protected] antes de lo presupuestado, no está relacionado a tu capacidad de concentración. Cada día puede ser distinto y está bien, lo importante es que reconozcas el cansancio, y si este ya no te permite retener más información, tómate un descanso antes de lo presupuestado, y si, incluso despues de este, te cuesta retomar el estudio, necesitas parar. No vale la pena insistir si es que ya no puedes seguir integrando información, la sobreexigencia en este caso sólo abruma.

Prepárate para iniciar en las mejores condiciones.

Lo mejor para realizar cualquier actividad es contar siempre con el mejor ánimo. Quizá muchas veces está fuera del control que nos gustaría tener, pero siempre hay pequeñas acciones que pueden favorecer a mejorarlo:

  • Mantén un buen ciclo de sueño:

Éste afecta directamente a cualquier tipo de capacidades, ya sea físicas o cognitivas por lo que se relaciona directamente a tu rendimiento con el estudio. Procura dormir lo necesario para estudiar con claridad, idealmente etre 7 y 8 horas.

  • Evita el estómago vacío:

Antes de iniciar procura comer, no sólo para brindarte energía, sino también para evitar el hambre que es un gran distractor.

  • Tómate un baño primero:

A la información y el conocimiento no les importa tu higiene. Esto sólo tiene que ver con distenter tu cuerpo y reactivarlo. Una buena ducha con agua caliente relajará tus músculos, después un poco de agua fría estimulará tu circulación, haciéndote sentir más [email protected]

Un espacio adecuado:
Estudiar en Pandemia

Determina un espacio dedicado al estudio, elige el que quieras, pero na vez que lo hagas no lo cambies. Lo que sí debes considerar como condiciones necesarias son:

  • Luz:

El espacio de estudio debe contar con una buena luz natural. Considera también su distribución (no es cómodo tener el sol directo en a cara o reflejándose en la pantalla de tu pc o tablet con el que estudies).

  • Silencio:

Puedes estudiar escuchando música que más te ayude a concentrarte, solo procura que tu lugar de estudio se encuentre aislado de ruidos externos que puedan distraerte.

  • Ambiente:

Considera al momento de elegir un lugar de estudio, uno que disponga de buena ventilación. estancarse en un lugar cerrado, sin aire fresco y caluroso o muy frío te fatigará mucho antes de lo que quieres.

  • Lo necesario cerca

Materiales de estudio, snack o algo para beber, siempre mantenlos a mano al empezar. Levantarse en reiteradas ocasiones para buscar algo disminuye tu tiempo de estudio y te distrae del ritmo que has logrado.

Desconéctate de otros estímulos:

Recuerda que estableciste un tiempo y lugar para dedicarle al estudio, no a otras cosas. Si sueles distraerte fácilmente con estímulos que suelen estar cerca (como las redes sociales en el celular, o lo que esté pasando en la televisión cerca de ti), mantente aislado de estas cosas, apágalos o procura mantenerlas aislados de tu espacio. Es sólo mientras debas concentrarte, ya podrás distraerte en tus pausas o cuando termines tu jornada.

El estudio siempre significa especialización en algo nuevo y poniéndolo en práctica podrías lograr un cambio significativo para ti y tu entorno. Tenemos un interesante artículo acerca de formación y liderazgo este 2020 y de como una transformación profesional genera un positivo impacto en el ambiente laboral y social. Te invitamos a leerlo aquí.

Una dinámica que hemos tenido que adoptar muchos este año es reinventarnos y replantear nuevas maneras de hacer nuestro trabajo. Estudiar siempre te traerá nuevas oportunidades y perspectivas que te ayudarán a esto. Muchas veces encontrarás dificultades para esto, pero recuerda que siempre depende de tu determinación y orden que le des a esta disciplina.

Siempre es una buena oportunidad, pero en tiempos como estos , destaca el interés y necesidad de instruirse en algo nuevo. Te invitamos a revisar las carreras, cursos y talleres que tenemos en Desafío Latam para este 2021. ¡Acepta el desafío y adopta la transformación digital en tu carrera!

Share Button