Las personas que comprenden el lenguaje que se entabla tras las aplicaciones, sitios web y programas-softwares, saben de sus valores como empleados y emprendedores. Pero ¿estarán todos ellos aspirando a ser ingenieros de software ahora, por ejemplo?

Actualmente, los temas relacionados al aprendizaje de la programación están “on fire”. Si nos remontamos hacia algunos años atrás, el ciberespacio estaba lleno (o aún lo está) repleto de artículos al estilo “la habilidad laboral que debes tener en el futuro”: adivina de qué se trataba. El boom ha sido tal que hasta el mismísimo ex presidente Obama lanzó una iniciativa llamada “Computer Science For All” para lograr que la tarea de programagar fuese mucho más accesible para estudiantes que pudiesen ser creadores de la economía digital, y no tan sólo consumidores.

Es importante tener claro que aprender a programar no es sólo para aquellos que quieren llegar a ser un experto en programación y dedicarse a esto, sino que también es un camino clave para entender la tecnología y aplicarla a nuestro ámbito de más expertiz. Vale decir que, más allá de la practicidad de estar insertos como profesionales en la era de la tecnología, los conocimientos en programación potencian a un profesional, independiente de su área de desempeño.

Tal como se ha escrito en Forbes: “No estoy inscribiendo a mi hijo en las lecciones de programación porque quiero que aprenda a programar. En lugar de eso, quiero asegurarme de que él entiende lo suficiente sobre el lenguaje computacional, que está en control de las máquinas que alimentan nuestro mundo”.

La programación es útil para muchas industrias

Veamos un ejemplo práctico: Cómo la programación sirve para carreras tan humanistas como el Periodismo. Además de la habilidad para escribir, tomar y editar fotografías, grabar vídeos y administrar audios, es práctico para los periodistas saber cómo diseñar y administrar sitios web. De hecho, las universidades que forman hoy en día, debiesen comprender la naturaleza rápidamente cambiante del mercado de trabajo y ver las oportunidades para la colaboración.

¿Caso real? En la University of Texas at Austin, los estudiantes de Periodismo y Ciencias de la Computación, se unen en una clase de diseño móvil para crear aplicaciones funcionales con el objetivo de ser aceptadas en la App Store al final de un semestre, una tarea nada fácil. Con esta experiencia del mundo real introducida en el aula, algunos estudiantes de la carrera se ven de pronto incluidos en la búsqueda de trabajos ligados a la tecnología.

El desarrollo web es un área popular para entrar al mercado laboral y los puestos de editor web en las organizaciones de medios de comunicación incluyen el trabajo de diseño, donde parte de la descripción incluye conocer el cómo construir HTML (el esqueleto) y CSS (la ropa) de un sitio.

¿Y será que el código es para todos? Sí, absolutamente para todos: no hay duda. Sin embargo, eso no significa que todos necesitamos perseguirlo como un gran sueño del cual dependerá nuestro éxito en la sociedad (porque es un DEBER, porque todos deberíamos aprenderlo, etc). Es genial que los padres estén empezando a exponer a sus hijos a tutoriales de programación, pero la misma importancia toman formaciones como la musical, deportiva o la búsqueda de cualquier otro hobby atractivo y constructivo. Pero para un adulto que podría tener menos tiempo para experimentar y aprender, aquí hay cuatro preguntas importantes que deberías hacerte antes de incluir la programación en tu vida:

1. ¿Te gusta la resolución de problemas?

En el colegio tuviste que lidiar con ello: ojo, no te encierres en el plano matemático. Conoces tus hábitos, tus preferencias, tus fortalezas al resolver cualquier tipo de problema, más allá de lo matemático. Así que antes de cualquier otra cosa, tómate un momento para reflexionar: ¿Cómo te fue frente a los desafíos de abordar un problema, o te saltaste a las respuestas en la parte posterior del libro después de unos cuantos intentos fallidos? La programación es un montón de ensayo y error, lo cual sin duda puede resultar frustrante, pero, a pesar de ello, debes sentir que te trae satisfacción y que disfrutas haciéndolo.

2. ¿Tienes claro qué quieres crear?

No estás programando sólo para programar, estás programando para crear algo. Primero, toma la decisión sobre en qué lenguaje prefieres enfocarte (Ruby, JavaScript, Java, Swift, por nombrar algunos). No es necesario que aprendas por completo cada lenguaje, pero sí decidir qué es lo que quieres lograr y para qué: planifica el cómo.

js

3. Hobby vs. una carrera: ¿Cuál elegir?

Querer aprender a programar no significa que debas dedicarte a ello. De hecho, tal vez sólo tienes ganas de concretar una aplicación y te gustaría verla cobrando vida. O quizás, simplemente, quieres hacer algo productivo los fines de semana. Aunque es útil para cualquier trabajo, una educación formal/universitaria en programación no es necesaria para la instrucción. La ruta autodidacta es una opción factible para las personas con perseverancia y disciplina, pero todavía más práctica es la opción de integrar un bootcamp.

Algo que siempre debes tener presente: el progreso viene con la práctica. Sin embargo, para determinar tu grado de compromiso, y utilizar el tiempo sabiamente, define si es que la programación es un proyecto de diversión, de complemento o una potencial carrera.

4. ¿A qué nivel de gusto por la programación estás?

Seamos realistas: programar no es cualquier cosa: en algunas ocasiones puede costarte sangre, sudor y lágrimas. Esta actividad requiere mucha energía mental y la aceptación de que pueden pasar horas antes de concretar aprendizajes. La perspectiva del código debe estar abierta para todos quienes quieran adherirla a sus vidas con diferentes fines, pero no todo el mundo está construido para ser un programador profesional “de por vida”. Reconocer esto no te hace menos que el resto: si no es del todo lo tuyo, algo más lo es.

Por último: depende de ti. Después de tener claras estas dudas, toma tu propia decisión, aclara tu mente y como siempre: sea para una carrera, para desarrollar tu mente o para aprender algo nuevo, programar siempre te engrandecerá.

 

Fuente: The American Genius.

Fotografía código: FreeCodeCamp.

Share Button