7910370882_eeaed9b952_k

A todos nos ha pasado alguna vez que descargamos una aplicación en nuestro celular y nos desilusionamos de forma inmediata porque no funcionaba de la manera que esperábamos. Para que la razón de ese corazón roto no seas tú, evita cometer estos diez errores:

1. ¡No es un sitio web!

No tienes que replicar el sitio web en una app, porque son productos completamente distintos. Fíjate en las necesidades del usuario para que tu aplicación no sea ineficaz.

2. ¿Cuál es el concepto?

Primero que todo debes tener una idea muy clara de tu aplicación: concepto, diseño y proceso de construcción. ¿Tienes el nombre listo? Pues piénsalo también. No importa que tardes un poco más, es muy necesario que le des mil vueltas. Una vez que tengas todo decidido, ingresa a las tiendas de aplicaciones (App Store, Google Play, tienda Windows Phone) y revisa qué otras herramientas surgen al teclear el nombre de tu app. Así te aseguras que eres único.

3. Aprovecha las ventajas del dispositivo

Está claro, una aplicación es un producto móvil y para el móvil, por lo que es necesario que aproveches todas las ventajas que el dispositivo te entrega, ya sea a nivel de software como hardware. Los beneficios pueden ser en términos de comunicación, geolocalización, uso espontáneo, entre otros.

4. Elimina algunas ideas preconcebidas

Nunca es bueno ser terco, mucho menos si vas a desarrollar una aplicación. Sabemos que tienes alguna idea genial en mente, pero primero debes pensar en las necesidades del usuario. ¿Es realmente funcional?

5. Tómate tu tiempo

Como te decíamos anteriormente, es mucho mejor que te tomes un tiempo. No te apresures en el proceso de desarrollo y asegúrate que la versión 1.0 sea sólida, sin vulnerabilidades que puedan afectar a tu aplicación.

6. Entre más simple, mejor

Ojo, la simpleza en todo el proceso: objetivo de la app, el concepto, el diseño y las características y funcionalidades. No busques opciones muy complejas que puedan confundir al usuario. Opta por la sencillez y rapidez.

7. Utiliza los íconos que todos conocemos

Toda aplicación debe utilizarse en base a la intuición: para retroceder, una flecha hacia atrás; para ir al inicio, el símbolo de una casa. El diseño debe ser uniforme y todos los elementos deben tener un mismo estilo e identidad visual.

8. No la compliques

Evita llenar tu aplicación con características adicionales que no tengan un propósito específico ni real. No juguemos con el tiempo de los usuarios.

9. Piensa muy bien en los elementos

El dispositivo móvil es touch, entonces la aplicación también debe contar con elementos que sean “tocables”. Si el usuario intenta mover un ícono y no existe interacción, ¡adiós app en su celular! Además, y escribe esto en algún post-it, nunca olvides las funciones “me gusta”, “compartir”, “comentar”, entre otras.

10. Fideliza al usuario

Olvídate por un momento en la cantidad de clics o descargas que tu aplicación puede alcanzar y centra tus esfuerzos en fidelizar al usuario. La métrica relevante para valorar el éxito de tu app consiste en lograr el mayor tiempo de permanencia en ella.

Fotografía: Jason Howie

Fuente artículo: “Diez errores comunes que se cometen en el desarrollo de una app”

Share Button