Luego de un fuerte atentado terrorista ocurrido el pasado diciembre de 2015 en Estados Unidos, el FBI ha solicitado a Apple que desbloquee el aparato celular que uno de los implicados tenía en su poder. Frente a ello, la compañía tecnológica decidió exponer la situación mediáticamente para transparentar la petición del FBI y declarar que ello significaría un peligroso precedente, y una línea roja que jamás tendría que ser cruzada. Nos queda, entonces, reflexionar acerca del respeto que las empresas tecnológicas poseen en cuanto a la privacidad de sus usuarios.

Desde la visión de Apple, es necesario posicionarse en contra de medidas que permitan a gobiernos acceder a los datos de sus clientes. Para comprender lo que requiere el FBI y el por qué de la negativa de Apple, te invitamos a leer a continuación la carta firmada por Tim Cook, Director General de Apple:

Un mensaje a nuestros clientes

El gobierno de Estados Unidos ha exigido a Apple que tome un paso sin precedentes y que amenaza la seguridad de nuestros clientes. Nos oponemos a esta orden, lo cual tiene implicaciones que van más allá del caso legal a mano.

Este momento llama a la discusión pública y queremos que nuestros clientes y que las personas de todo el país comprendan lo que está en juego.

La necesidad del cifrado

Los teléfonos inteligentes, dirigidos por iPhone, se han convertido en parte esencial de nuestras vidas. La gente los utiliza para almacenar una increíble cantidad de información personal, desde nuestras conversaciones privadas hasta nuestras fotos, música, notas, calendarios y contactos, nuestros datos de información financiera y salud, incluso donde hemos estado y hacia dónde vamos.

Toda la información debe ser protegida de hackers y delincuentes que quieren acceder, robarla, y utilizarla sin nuestro conocimiento o permiso. Los clientes esperan que Apple y otras compañías de tecnología que se puede hacer en su poder para proteger su información personal, y en Apple estamos profundamente comprometidos con la protección de sus datos.

Poner en peligro la seguridad de nuestra información personal en última instancia puede poner nuestra seguridad personal en riesgo. Es por ello que el cifrado se ha vuelto tan importante para todos nosotros.

Durante muchos años, hemos usado el cifrado para proteger los datos personales de nuestros clientes porque creemos que es la única manera de mantener aquella información a salvo. Incluso depositamos esa información fuera de nuestro alcance, porque creemos que el contenido de tu iPhone no nos incumbe.

El caso San Bernardino

Quedamos impactados e indignados por el mortal acto de terrorismo en San Bernardino el pasado diciembre. Lamentamos la pérdida de vidas y queremos justicia para todos aquellos quienes fueron afectados. El FBI nos pidió ayuda en los días siguientes al ataque, y hemos trabajado duro para apoyar los esfuerzos del gobierno para resolver este horrible crimen. No tenemos ninguna simpatía por los terroristas.

Cuando el FBI nos solicitó datos que están en nuestro poder, se los hemos proporcionado. Apple cumple con las citaciones y órdenes de registro válido, como lo hemos hecho en el caso de San Bernardino. También hemos puesto a disposición a los ingenieros de Apple y una serie de ideas a la investigación.

Tenemos un gran respeto por los profesionales del FBI, y creemos que sus intenciones son buenas. Hemos hecho todo lo que está en nuestro poder y dentro de la ley para ayudarlos. Pero ahora, el Gobierno de Estados Unidos nos ha preguntado por algo que nosotros simplemente no tenemos y que consideramos demasiado peligroso de crear. Nos han pedido construir una puerta trasera (backdoor) al iPhone.

Específicamente, el FBI quiere hacer un nuevo sistema operativo del iPhone, eludiendo varias características de seguridad importantes, e instalarlo en un iPhone recuperado durante la investigación. En manos incorrectas, este software – que hoy en día no existe – podría tener el potencial de desbloquear cualquier iPhone si alguien lo tuviese físicamente

El FBI puede usar diferentes palabras para describir esta herramienta, pero no se equivoquen: la construcción de una nueva versión de iOS que sobrepase la seguridad, de esta manera, sería sin lugar a dudas crear una puerta trasera. Y aunque el gobierno puede argumentar que su uso estaría limitado a este caso, no hay ninguna manera de garantizar dicho control.

La amenaza a la seguridad de datos

Algunos podrían argumentar que la construcción de una puerta trasera para un solo iPhone es una solución simple, de corte limpio. Pero ignora tanto los conceptos básicos de seguridad digital y la importancia de lo que el gobierno está exigiendo en este caso.

En el mundo digital de hoy en día, la “clave” para un sistema de cifrado es una pieza de información que desbloquea los datos, y es tan segura como las protecciones alrededor de ella. Una vez conocida la información, o si se revelara el código, el cifrado no puede ser derrotado por nadie.

El Gobierno sugiere que este instrumento sólo sea usado una vez, en un teléfono. Pero eso no es cierto.Una vez creada, la técnica podría ser utilizada una y otra vez, en cualquier número de dispositivos. En el mundo físico, sería el equivalente a una llave maestra, capaz de abrir cientos de millones de cerraduras – de los restaurantes y tiendas a los bancos y las casas. Ninguna persona razonable consideraría esto como algo aceptable.

El gobierno está pidiendo a Apple cortar nuestros propios usuarios y socavar décadas de avances de seguridad que protegen a nuestros clientes – incluyendo decenas de millones de ciudadanos americanos – de los hackers y cibercriminales sofisticados. Los mismos ingenieros que construyeron el cifrado en el iPhone para proteger a nuestros usuarios podrían debilitar esas protecciones y hacer que nuestros usuarios estuviesen menos seguros.

No encontramos ningún precedente de alguna compañía americana a la que se está obligado a exponer a sus clientes a un mayor riesgo de ataque. Durante años, los criptógrafos y los expertos en seguridad nacional han advertido sobre el debilitamiento de cifrado. Si se hiciese, sólo se haría daño a los bien intencionados y los ciudadanos respetuosos de la ley que confían en empresas como Apple para proteger sus datos. Los criminales y los malos actores seguirán encriptando, utilizando herramientas disponibles para ellos.

Un peligroso precedente

En lugar de pedir una acción legislativa en el Congreso, el FBI está proponiendo un uso sin precedentes de la Ley Todos los Mandamientos de 1789 para justificar una expansión de su autoridad.

El gobierno nos quiere quitar funciones de seguridad y añadir nuevas funcionalidades al sistema operativo, permitiendo una contraseña que debe introducirse por vía electrónica. Esto haría más fácil el desbloquear un iPhone por la fuerza, tratando con miles o millones de combinaciones a la velocidad de un computador moderno.

Las implicaciones de las demandas del gobierno son escalofriantes. Si el gobierno puede utilizar la ley para que sea más fácil desbloquear el iPhone, tendría el poder de llegar al dispositivo de cualquiera para capturar sus datos. El gobierno podría extender esta violación de privacidad y demandar que Apple ha construido un software de vigilancia para interceptar mensajes, acceder a un historial clínico o a datos financieros, seguimiento de ubicación, o incluso acceder al micrófono o cámara del teléfono sin el conocimiento del propietario del equipo.

Esta orden no es algo que nos tomamos a la ligera. Sentimos que debemos hablar a la cara de lo que vemos como una extralimitación por parte del gobierno de Estados Unidos.

Estamos desafiando las demandas del FBI con el más profundo respeto por la democracia americana y un amor de nuestro país. Creemos que sería lo mejor, para todos, dar un paso atrás y considerar las consecuencias.

Aunque creemos que las intenciones del FBI son buenas, sería un error que el gobierno nos obligara a construir una puerta trasera en nuestros productos. Y, en última instancia, tenemos miedo de que esta demanda sea una merma en la libertad que nuestro gobierno está destinado a proteger.

Tim Cook

Como dice Tim Cook en su carta, lo que parece ser una simple y honesta petición del FBI para un justo fin podría dar pie a graves conflictos y problemas por la privacidad de información de los usuarios, ya que esto sería como entregarle una llave al FBI para toda nuestra información y lo más grave, que éstas podrían empezar a ser accesadas por hackers y recordemos que nosotros actualmente dependemos de nuestros smartphones, ahí tenemos todo.

Algunos podrían decir, “pero bueno ya teniendo facebook hay que asumir que toda nuestra información está vulnerable”, sí es un punto interesante, pero sin embargo ya en el smartphone se guarda información más valiosiosa, como lo es la financiera, amorosa, negocios… Esto es algo grave, qué harías tu en el caso de Tim Cook?

Share Button