En general son pocos todavía los escépticos respecto a la capacitación de equipos (también llamada Reskilling). Si tenemos en cuenta las industrias no muchos años atrás, en sus listas de prioridades en los puestos más bajos estaba la capacitación. Antiguamente estas en su mayoría se limitaban a poder introducir un nuevo software, actualización o una nueva regularización que entraba en curso.