Por ti, por mí y por todos mis compañeros

Internet tiene un potencial único. Ofrece oportunidades sin precedentes a las personas con discapacidad, pero hasta ahora no hemos sido capaces de aprovecharlas debido a una carencia de accesibilidad web. Debería ser el primer lugar donde las personas resuelven sus necesidades. Sin embargo, lejos de aprovechar su potencial creamos abiertamente una brecha digital impidiendo el acceso a los contenidos a las personas con discapacidad, pero también a personas mayores, personas con baja alfabetización, usuarios de tecnología antigua o con mala conexión, usuarios que no conocen el idioma (como los haitianos cuando recién llegan a nuestro país), así hasta llegar a los usuarios poco recurrentes o los nuevos usuarios.