Jo Weech, una reclutadora con sede en Washington, encontró a un ingeniero de software que planeaba contratar, tenía habilidades y experiencias tan raras que la apodó el “unicornio morado”, por ser un hallazgo mágicamente perfecto.

Éste candidato realizó múltiples entrevistas para el trabajo, pasó rápidamente por una prueba técnica. En secreto, ella ya sabía el resultado: Los gerentes lo querían a bordo. Weech llamó al candidato, con la intención de hacer una oferta.

De repente, las llamadas y los textos no fueron devueltos. Weech le pidió a un colega que se acercara; él tampoco recibió alguna respuesta. Weech le envió algunos simpáticos mensajes de voz: “Por favor, avíseme que no has sido secuestrado por extraterrestres. Estoy preocupada por ti “. Luego comenzó a preocuparse de verdad: ¿Hubo una emergencia en la familia del candidato? ¿Una enfermedad? ¿Accidente automovilístico? Decidida a hacer contacto, Weech compró una tarjeta de felicitación y la envió por correo postal. Durante tres semanas, el ingeniero ignoró una docena de mensajes.

Weech había sufrido de “ghosting” en el trabajo.

Entre las generaciones más jóvenes, el “ghosting” se ha convertido casi en un nuevo vocabulario en el que “no responder es una respuesta”, dice Amanda Bradford, CEO y fundadora de The League, una aplicación de citas. “Ese mismo comportamiento está sucediendo en el mercado de trabajo”, dice Bradford, quien lo experimentó con candidatos de ingeniería que hicieron ghosting en su compañía.

Parte del comportamiento puede provenir no necesariamente de la malicia, sino de inexperiencia. Los profesionales que ingresaron a la fuerza de trabajo hace una década, durante el apogeo de la Gran Recesión en EEUU, nunca se han encontrado con un mercado laboral tan fuerte. La tasa de desempleo está en un mínimo de 18 años. Existen más puestos de trabajo abiertos que los trabajadores desempleados, siendo la primera vez que esto ocurre desde que el Departamento de Trabajo comenzó a mantener esos registros en el año 2000. La tasa de profesionales que abandonaron sus trabajos alcanzó un nivel récord en marzo; entre los que dejaron sus empresas, casi dos tercios renunciaron voluntariamente. Presentados con múltiples oportunidades, los profesionales se enfrentan a una tarea que algunos rara vez han practicado: decir no a los trabajos.

“Los candidatos están terminando con múltiples ofertas ya que no puede aceptarlos a todos”, dice Dawn Fay, presidenta de distrito de Robert Half International en Nueva York. “A las personas simplemente no les gustan los conflictos o las personas decepcionantes”.

Por lo tanto, el ghosting aparece como una opción. Las entrevistas con más de una docena de gerentes de contratación y reclutadores en los EE.UU. Sugieren que ésta práctica está en aumento, lo que obliga a las empresas a reconsiderar su funcionamiento.

Algunos reclutadores han comenzado a copiar el modelo de las aerolíneas en cuanto a su enfoque para vender más boletos que asientos. Meredith Jones, directora de recursos humanos con sede en Indianápolis para un operador nacional de restaurantes, ahora superpone entrevistas, sabiendo que hasta el 50% de los candidatos para puestos de nivel de entrada probablemente no aparecerán. Si un candidato pasa una verificación de antecedentes y acepta alegremente una oferta de trabajo, mostrando entusiasmo en cada paso de ese proceso, ella sabe que aún así podría haber problemas. Por lo tanto, en el primer día de un candidato, normalmente llama horas antes de la hora de inicio, ofreciéndole un recordatorio amistoso: ¡Esperamos verte pronto! E incluso esto no es una garantía.

Weech, la reclutadora con sede en Washington, directora ejecutivo de Exemplary Consultants, participa en un grupo de redes de 125 personas para reclutadores que se han transformado en lo que ella describe como una “cuasi comunidad de apoyo” Su papel: “algo así como un terapeuta” para aquellos que luchan por contratar.

Ella comparte acerca de sus consejos y experiencias. ¿Recuerdan el Ingeniero que intentó contratar? pues finalmente se comunicó con ella (seis semanas después de su llamada) para decirle que había aceptado otro trabajo de su empleador actual. Ella nunca recibió una disculpa por la falta de respuesta.

Los reclutadores dicen que hay una manera fácil de aliviar tales frustraciones: comunicarse. No aceptes trabajos si no piensas tomarlos en serio. Es más, si necesita abandonar el proceso, dilo.

Marie Artim, vicepresidenta de adquisición de talentos para la cadena de alquiler de vehículos Enterprise Holdings, que contrata aproximadamente 8.500 trabajadores al año para puestos de gestión de nivel de entrada, dice que es importante que tanto los reclutadores como los candidatos sean corteses entre ellos. Esto debido a que una carrera profesional da muchas vueltas y tanto los gerentes de contratación como los candidatos probablemente terminen en diferentes compañías en el futuro, por lo que cerrar la puerta respetuosamente es esencial.

Si bien Enterprise Holdings experimenta casos de ghosting, los equipos de Artim también han visto a los candidatos rechazar trabajos a través de mensajes de texto. “Envían un mensaje de texto y dicen: ‘Tomé un trabajo y ya no me interesa, gracias'”.

¿Podría el nivel de profesionalismo ser más alto? Por supuesto. ¿Crees que a los candidatos les gustaría recibir por mensaje de texto la noticia de que no consiguieron el trabajo? Probablemente no. Pero aún así.

“En este momento”, dice Artim, “siempre que recibamos noticias de alguien, ese es un paso en la dirección correcta”.

Versión original por Chip Cutter. Traducción y resumen por Desafío Latam.   
Este artículo es parte de Work in Progress.

 

Share Button